no hay plazo que no llegue ni deuda que no se pague

D. GONZALO.   Estos son nuestros manjares. No comes tú?

D. JUAN.            Comeré, si me dieses áspid y áspides cuantos el infierno tiene.

D. GONZALO.   También quiero que te canten.

CATALINÓN.   Qué vino beben acá?

D. GONZALO.   Pruébalo.

CATALINÓN.   Hiel y vinagre es este vino.

D. GONZALO.   Este vino exprimen nuestros lagares.

(Cantan.)            Adviertan los que de Dios jugan los castigos grandes, que no hay plazo que no llegue ni deuda que no se pague.

CATALINÓN.   Malo es esto, vive Cristo!, que he entendido este romance, y que con nosostros habla.

D. JUAN.            Un yelo el pecho me parte.

(Cantan.)            Mientras en el mundo viva, no es justo que diga nadie, “Qué largo me lo fiáis!”, siendo tan breve el cobrarse.

– Tirso de Molina: El Burlador de Sevilla

Mozart-Da Ponte: Don GiovanniThe Peabody Opera Theatre. Photo by Edward S. Davis

Mozart-Da Ponte: Don Giovanni. The Peabody Opera Theatre. Photo by Edward S. Davis

 

“Tan largo me lo fiáis”

“Tan largo me lo fiáis” 

por el momento no le preocupa